Es un lujo contar con un cuarto propio. Mi deseo es que sea un lugar de encuentro, que sirva para pararme ,descansar, reflexionar ,compartir lecturas, sueños, fantasías, escribir con más disciplina y aprender cosas nuevas.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Rupturas

María consultó el reloj por enésima vez y echó de menos el tener que hacer algo más que mover aquel cuadro o enderezar el mantel.Siempre quiso experimentar lo que debería estar sintiendo en estos momentos. De este año no pasa: me caso. Veía pasar las celebraciones, las bodas de las amigas,siempre haciendo las mismas estúpidas bromas. Ya veras como al final vas a tener suerte y encuentras a alguien. Eso lo decía su madre,que su experiencia con los hombres duró un año. Se acordó de la foto de su padre vestido de militar y de su madre oronda y de negro. Lo breve si breve dos veces bueno, es echo a reír ante el estúpido pensamiento.

Lo suyo con los hombres siempre fue como un tango. Entre sus amigas siempre tuvo fama de la más graciosa y de la más buena. Estaba hasta el coño... de ser la más,cuando su cuerpo adquiría rotundidad y curvas,lo que se llevaba en la facultad eran chicas rectilíneas. Siempre le gustaron los hombres golferas, se preocupaba de su bienestar físico de una forma tan obsesiva,que después de la tercera vez la dejaban de llamar.Sin embargo, con Manolo todo había ido muy deprisa.Cuando le comentó. - Yo quiero casarme y tener hijos,no se asustó. Ahora le esperaba.

-¿ Sabes ayer estuve viendo los muebles de la entrada?.

_ Sí mejor, los miras tú. Dijo él.

_Pero me gusta que me acompañes.

-No empieces,con el rollo de me siento sola. - Pues: ¡ sal !, haz algo. Al decirlo movía los brazos como las aspas de un molino y María sentía como se moría un poco.

Lo probó todo, la ropa interior negra, lo juguetes alineados en el baño, ahora los tenía en un maletín de color rosa como de la Señorita Pepís, el ver los partidos con él,aullar como una posesa en los momentos culminantes del orgasmo, el pasear con la hermana de él en aquella ciudad triste y lluviosa.

Volvió a encender la téle, cogiendo el mando con fuerza,tuvo la ilusión de que controlaba algo, por lo menos, lo que quería ver: Ahora me salto el anuncio, ahora me sumerjo en la película. El protagonista metía las llaves en la cerradura y ella estaba allí, sin mediar palabra,se levantaba y le daba dos bofetadas.- Ya sabes, María. Los hombres cambian, piensa en mí y en Raul. Y a tí se te ve muy bien. Le decía Celia. Como iba a decirle, no sabes nada y creo que estoy harta de mi estrenado marido.

Volvió hacer zapping y supo que no le daría ninguna bofetada,volvió a presionar en otro canal, el programa se llamaba" confesiones ", lo había visto alguna vez, salía un Sr bajito que en la penumbra confesaba. " Desde pequeño me iba a los colegios. Cuando las niñas se asustaban, yo me la meneaba y me sentía feliz". Aquel tipo salió de la penumbra y el presentador le felicitaba calurosamente y la gente del público aplaudía.Manolo entró por la puerta,su semblante indicaba que estaba fastidiado. - Otra vez viendo bobadas.

- Te he preparado la cena. ¿ Cómo ha ido el trabajo ?. - ¿ Cómo quieres que vaya ?.

Después de tomar el café descafeinado, puso música y el se desperezó.

_ Me ha llamado mi madre se siente muy sola. Casi me muero de risa: ¿ Aún sigue Manolo en las reuniones de comilones anónimos?.

- ¡ Qué simpática ! es tu madre. No sabe lo que es aguantar cada día tus gimoteos. Manolo, ¿ salimos?. Claro, que prefiero estar con mis amigos. Javi, me dice siempre lo mismo." Te comerán el coco , a las tías les encanta emprender la aventura de cambiar al hombre, y tú sé que dejaras de venir ala sociedad gastronómica en breve, te lo digo yo, que vivir lo que se dice vivir no mucho, pero jipiar, lo he visto todo ".

María escucho sin protestar las palabras de Manolo y como en una película,fue viendo el último coche que casi le había pagado, la ropa cara colocada en los armarios, la luna de miel arrastrándolo por Barajas. - Es que cuando bebe, se cuece como un piojo y el mal cuerpo le dura días y días. Le dijo a su mejor amiga.

La decoración de la casa y amoldarse a la ciudad fue un trabajo que duro unos meses. Lo peor fue el nada que hacer, recordó una frase que siempre le gustó. Estar preparada para mi hombre, cuando se la decía se sentía como una especie de saderdotisa, oliendo a perfume y esperando a su amo, con la mente abierta, el cuerpo cálido y la vagina preparada. Pensando en todo esto, siguió haciendo zapping,mientras se escuchaban los ronquidos de Manolo que el silencio parecía amplificarlos. En la téle se veía a un hombre con barba y mirada penetrante, que miraba desde un rincón como una mujer dormía. Cambio rápido justo a tiempo del anuncio: "Y tú eres mi hombre y yo tu mujer.." Fue como si en ese momento se diese cuenta, de su poder, con el mando entre los dedos cambiaba rápidamente situaciones y se creaba su propio espacio.
En el dormitorio las ropas de Manolo estaban esparcidas, al cogerlas maquinalmente,vio el pañuelo manchado de pintalabios y sintió como la bola se hacia grande y la rabia la dejaba paralizada,volvió al sillón y cambio rápido. SE quedó mirando el anuncio de todas las Navidades: Vuelve a ca vuelve. Y casi sin darse cuenta se encaminó a la puerta, cogió la gabardina , el bolso y el paraguas. Dando un portazo, escuchó los ronquidos y sonrió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario