mujeresquehacendemasiado

Es un lujo contar con un cuarto propio. Mi deseo es que sea un lugar de encuentro, que sirva para pararme ,descansar, reflexionar ,compartir lecturas, sueños, fantasías, escribir con más disciplina y aprender cosas nuevas.

jueves, 30 de agosto de 2018

¿POR QUÉ NO LO PENSÉ?

Cuatro de los nueve planetas tienen anillos. Son los gaseosos:Júpiter,Saturno,Urano y Neptuno.Las partículas que constituyen estos anillos son de silicato y hielo.Los anillos simbolizan el infinito.Se colocan en el dedo anular de la mano izquierda más inmediato al meñique,por haber en dicho dedo una vena que llega hasta el corazón. Seguro que desconocías lo que implica la palabra alianza y por eso tu lo olvidaste .

¿POR QUÉ NO LO PENSÉ?

Cuatro de los nueve planetas tienen anillos. Son los gaseosos:Júpiter,Saturno,Urano y Neptuno.Las partículas que constituyen estos anillos son de silicato y hielo.Los anillos simbolizan el infinito.Se colocan en el dedo anular de la mano izquierda más inmediato al meñique,por haber en dicho dedo una vena que llega hasta el corazón. Seguro que desconocías lo que implica la palabra alianza y por eso tu lo olvidaste .

miércoles, 30 de mayo de 2018



PRIMEROS AUXILIOS EMOCIONALES



 El guerrero fue apresado por sus enemigos y encerrado.Aquella noche no podía conciliar el sueño, porque estaba convencido de que a la mañana siguiente habrían de torturarle cruelmente. Entonces recordó las palabras de su Maestro Zen: «El mañana no es real. La única realidad es el presente». De modo que volvió al presente... y se quedó dormido.

miércoles, 7 de febrero de 2018

La camisa y la felicidad

Es verdad que los cuentos duermen en el inconsciente y que de alguna manera nos alumbran cuando ponemos atención. Y dan en la diana permitiéndonos acceder a su sabiduría. 

Me leía mi padre un cuento en voz alta y solo se que esperaba que llegase a casa y poder disfrutar de ese momento con el. Hoy le he pedido ayuda al Sr Google .

LA CAMISA DEL HOMBRE FELIZ de León Tolstoi:

"En las lejanas tierras del norte, hace mucho tiempo, vivió un zar que enfermó gravemente. Reunió a los mejores médicos de todo el imperio, que le aplicaron todos los remedios que conocían y otros nuevos que inventaron sobre la marcha, pero lejos de mejorar, el estado del zar parecía cada vez peor. Sin embargo fue un trovador quien pronunció: —Yo sé el remedio: la única medicina para vuestros males, Señor. Sólo hay que buscar a un hombre feliz: vestir su camisa es la cura a vuestra enfermedad. Partieron emisarios del zar hacia todos los confines de la tierra, pero encontrar a un hombre feliz no era tarea fácil: aquel que tenía salud echaba en falta el dinero, quien lo poseía, carecía de amor, y quien lo tenía se quejaba de los hijos. Sin embargo, una tarde, los soldados del zar pasaron junto a una pequeña choza en la que un hombre descansaba sentado junto a la lumbre de la chimenea: —¡Qué bella es la vida! Con el trabajo realizado, una salud de hierro y afectuosos amigos y familiares ¿qué más podría pedir? Al enterarse en palacio de que, por fin, habían encontrado un hombre feliz, se extendió la alegría. El hijo mayor del zar ordenó inmediatamente: —Traed prestamente la camisa de ese hombre. ¡Ofrecedle a cambio lo que pida! En medio de una gran algarabía, comenzaron los preparativos para celebrar la inminente recuperación del gobernante. Grande era la impaciencia de la gente por ver volver a los emisarios con la camisa que curaría a su gobernante, mas, cuando por fin llegaron, traían las manos vacías: —¿Dónde está la camisa del hombre feliz? ¡Es necesario que la vista mi padre! —Señor -contestaron apenados los mensajeros-, el hombre feliz no tiene camisa".

La infelicidad la producen las falsas creencias, no las ponemos en duda y las creemos a pies y juntillas como si las llevásemos incorporadas de fábrica .Tengo un amigo que siempre sintió la tristeza de noviembre:" es como si me faltase algo,es como si conectase con lo peor,con lo que no funciona,la naturaleza y el viento me dan la razón,la luz se va acortando y mi nostalgia crece a medida que mi aprensión aumenta y los días me dan la razón" . Nuestra forma de ver el mundo se basa en lo que pensamos que nos falta.Está basado en la carencia. Y nunca dudamos de nosotros mismos y de nuestra percepción. Después añadimos: “Si no soy feliz es culpa mía”…y esto se va complicando. El símil sería como soñar sin saber que estamos soñando... Otros nos dicen:"la felicidad está dentro".Lo escuchamos con extrañeza. Quizás lo comprobamos con el tiempo y podemos concluir: -"Hace un año todo iba bien estaba contenta".. De alguna forma vuelvo a la adolescencia: la isla...Huxley y aquellos pájaros que repetían machaconamente :“¡Atención!”, “¡Aquí y ahora!”. El momento presente como el único espacio temporal que realmente vivimos y eso nos ayuda a ser felices.

miércoles, 17 de enero de 2018

Desde pequeña decidí guardar aquellas brújulas que me encontré en el granero de mi abuela. Y supe desde entonces que mi trabajo iba a ser proporcionar a cada persona la suya propia. Sin en algo podía ayudar, se trataba de hacer más fácil el camino e ir señalando: las zonas llenas de gente o despobladas, las carreteras diáfanas, las tortuosas, las practicables y las no…..

miércoles, 14 de junio de 2017

FIEL-INFIEL

FOTOGRAFIA.ALICIA MONEVA Sólo la mano del deseo, sólo su aire fresco y estremecido, recorriéndonos, levantándonos a vivir” Jaime Sabines


 Los colores son más brillantes y el cielo de Madrid sigue siendo muy azul. El Dr. G arregla los tres objetos de la mesa y pone el paquete de pañuelos en el centro al lado de la escultura y del pisapapeles. Sabe que N. es puntual. Siente pereza y le gustarías ver otra cara, sin ojos rojos y voz entrecortada. Se le ocurre una forma de empezar:” “La infidelidad denota el incumplimiento del compromiso y también la carencia de lealtad”.
 -Y tu definición. ¿Cuál es? Sabe que ella contestará que es romper un acuerdo entre los dos. En el por qué de la infidelidad estaría relacionado: con la insatisfacción, el aburrimiento, la curiosidad, los estímulos, la novedad, la soledad, etc.
 Le viene a la cabeza aquel congreso, la habitación del hotel, el enjabonarse mutuamente, las caricias sin un propósito, como se envolvieron en la toalla y como amasaron cada centímetro de piel, no recordaba su cara, pero si tenía presente la imagen que le devolvía ella. Se sintió, más capaz, su cuerpo y su miembro crecieron a la vez. Al pensar en esto sonrió y su atención volvió a N.
Recordó que ella le describía como su pareja buscaba la novedad sexual.
-Nosotros hablamos de todo, siempre estoy disponible. Lo conozco tanto, sé que la última vez se enrollo en el piso de la playa, seguro que era con la nueva dependienta, casi lo puedo afirmar, además esa semana estuvo muy raro, así que decidí que ya estaba bien de ser tan tonta. En el carrito de las bebidas para no fallar puse gotas de Evacuol (en la ginebra, en el ron, en el whisky). Ya sabe doctor que a dosis alta produce dolor abdominal y diarrea.
 Estaba harta de mi propia devaluación, de sentirme mal, de hacerme de menos. Al hablar así sonreía…y mostraba una cara diferente.
 -Estaba pérdida llore dejando rastros de rimel . Mi cuerpo se arrugaba sobre si mismo volviendo a su estado inicial de no existencia. Lo busque en otros cuerpos. Lo ahogue con música. Abrí las costuras de la memoria. Recorrí lugares de nombres impronunciables. Me vestí de rojo. Hice una falla con sus cosas .
Y por fin, el humo sanaba mis retinas......

 El doctor G. volvió acomodar el asiento reclinable y recordó como hacia cinco años encontró en el mismo sitio donde se sientan los pacientes el tanga negro. A partir de ese momento actuó como un policía avispado, sé imagino pillado, sé sentía tan ridículo. ¿Y qué es lo que hace que el engaño sea más soportable?
 Las excusas son variadas: ,solo fue una vez, no sé que me paso, las hormonas me ponen a cien, corazón que no ve ,lo que no se dice mejor se hace, si es a más…. kilómetros no cuenta ,etc
 Y así sin más, conecto con su zona oscura, con sus puntos ciegos, con las imágenes del congreso y supo que podía ayudar a N.

jueves, 11 de mayo de 2017

AMOR Y TERAPIA





En los años 80 una psicóloga norteamericana, Dorothy Tennov, creó el término: “limeranza” o “limerancia”  para designar el sentimiento de enamoramiento unido a desesperación,intrusiones mentales y a un alto grado de obsesión. 


 Sigo teniendo una creencia arraigada que supongo que es prestada y tiene que ver con el enamoramiento. Este no dura y es efímero. Tampoco se puede morir antes de que estemos preparados para decirle adiós. Es un duelo que requiere su tiempo pero la fecha de caducidad existe.

 En el grupo iban expresando sus sentimientos les ponían nombre.    Lucia hablaba de su desilusión y de la última promesa no cumplida.
-Si piensa que lo voy a creer, lo tiene claro .Las miradas eran escépticas lo habían oído tantas veces. Concha le pregunto.
 -¿ Cómo era tu vida antes?
Y todos se daban cuenta que ella misma percibía que nada era importante. Y ese antes aparecía desdibujado y sin color.
- ¿Qué hacías cuando no lo conocías?
¿Cómo fue tu última relación?
¿Qué paso con ese amor?
Se descuidan todas las relaciones, lo que era importante deja de serlo, sé hacen las cosas en un como si y solo con una parte muy pequeñita del cerebro. Es como si pusiera ocupado y se funcionará con el piloto automático. Todo lo que se siente en esa noria emocional hacen que te olvides de ser tu. Y que te diluyas.

 Gerardo es un médico de mediana edad su voz es baja y articula muy despacio: -lo importante es la experiencia más que la persona amada. Apunto sus palabras y vuelvo a mi frase preferida. Y como no, es de Nietzshe: “uno ama su propio deseo más que a la persona deseada”.
 María levanta el brazo: - yo siempre estoy pensando en él, me imagino su cara, escucho su voz ,veo lo que vamos hacer .Y cuando termina esa cita deseada repaso como una posesa todos los detalles. Y vuelvo a empezar.
 - Ahora cuando te oigo, me parece que yo hace años sentía lo mismo y de pronto un día sin más ya no fue importante. Ya no sentía inquietud, ni ansiedad.
- Reconozco lo que dices .Un día habían pasado meses o años, quede con R. pensaba que lo debía hacer, que ya estaba madura para eso. Y sabes lo bueno del asunto, a la media hora me encontré haciendo las mismas idioteces. Y pensé esto es como el alcohólico que recae, empecé con sorbitos y necesite enseguida empinar el codo. Es como si fuese una obsesión.
- Ya..., pero seguro que la obsesión nos sirve para algo. Si no existiese como sería mi vida. ¿Qué estoy tratando de no ver? A estas palabras siguió un silencio lleno de interrogantes. Se escuchaban las respiraciones y de alguna forma sentí que estábamos llegando a algo. No es acaso la esencia del amor el crecimiento propio y del otro.