Es un lujo contar con un cuarto propio. Mi deseo es que sea un lugar de encuentro, que sirva para pararme ,descansar, reflexionar ,compartir lecturas, sueños, fantasías, escribir con más disciplina y aprender cosas nuevas.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Los dones: ¿Será cosa de hadas?





Los dones de las hadas

Había gran asamblea de hadas para proceder al reparto de dones entre todos los recién nacidos llegados a la vida en las últimas veinticuatro horas.
Todas aquellas antiguas y caprichosas hermanas del Destino; todas aquellas madres raras del gozo y del dolor, eran muy diferentes: tenían unas aspecto sombrío y ceñudo; otras, aspecto alocado y malicioso; unas, jóvenes que habían sido siempre jóvenes; otras, viejas que habían sido siempre viejas.
Todos los padres que tienen fe en las hadas habían acudido, llevando cada cual a su recién nacido en brazos.
Los dones, las facultades, los buenos azares, las circunstancias invencibles habíanse acumulado junto al tribunal, como los premios en el estrado para su reparto. Lo que en ello había de particular era que los dones no servían de recompensa a un esfuerzo, sino, por el contrario, eran una gracia concedida al que no había vivido aún, gracia capaz de determinar su destino y convertirse lo mismo en fuente de su desgracia que de su felicidad.
“Charles Baudelaire”. Poemas en prosa.




Las hadas conceden dones a sus protegidas, también se enfadan, pero la mayoría de las veces actúan como madres benéficas. La palabra hada deriva de la forma fata ( diosa de los destinos). Las hadas se asociaron así a las moiras griegas, y a su equivalente en Roma, las parcas. Estas divinidades suelen ser representadas como tres hermanas inflexibles como el Destino, a las que estaban sometidos hombres y dioses: Representadas como tres hilanderas, Cloto, Láquesis, y Átropo, miden la vida de cada ser humano desde el nacimiento hasta la muerte con ayuda de un simbólico hilo de lana que la primera hila, la segunda devana y la tercera corta llegada la hora de la muerte. El país de las hadas, donde no existe la muerte, la enfermedad o el trabajo, donde crecen frutos maravillosos por generación espontánea, dónde los ríos son de oro y plata.




La experta


Después de la llamada, empiezo el día yendo al Tanatorio. La información es escueta accidente en cadena, colisión, diez muertos. Tenéis que ir dos psicólogas para estar con la familia. Al entrar se me encoge el estomago, diviso a los de la tele, paso deprisa, con las gafas oscuras y mirando hacia el fondo. Voy a acompañada de la enfermera , nos repartimos el valium y el lexatin como buenas amigas. En mi primera experiencia en hechos similares, una compañera de profesión, se acerco a una de las afectadas, para consolar y recibió un tortazo. Los códigos te los da la persona, tocar, si quieren ser tocados, hablar solo cuando sabes que desean tus palabras.


La telépata

Desde muy pequeña experimento el don, algunos lo llamarían sensibilidad, pero en ella era algo más, su cuerpo, su mente en cuestión de segundos podía ponerse en lugar del otro-a , no era empatizar sino sentir esa emoción intensa, ése pleamar, los mismos pensamientos, los sentimientos que tomaban forma y la embargaban. Esos estados que aparecían sin llamarlos ,a los cuatro años experimento el primer episodio estaba en el recreo se quedo mirando a Álvaro, un niño huraño y sucio que no se relacionaba con nadie .A toda velocidad sintió el cuerpo dolorido, el miedo pegado a la piel, el terror a los que allí jugaban al lado, la frialdad...; los árboles amenazadores, el chirrido del columpio. Empezó a llorar como una posesa y hasta hoy. Le pasaba en las noticias, las tragedias personales las vivía como propias, era un don que nadie veía como tal....


La indecisa

Desde que recuerda nunca pudo decantarse:¿ A quien quieres más a papá o a mamá ¿. ¿ Que quieres comer carne o pescado?. El tictac se oía en su cabeza, si como carne, aunque también estaría bien. En ese momento empezaban los autodiálogos y como si fuera un juicio los dos demandantes, luchaban acaloradamente defendiendo sus argumentos. Elegir un par de zapatos se convertía en una experiencia horrible. Su padre que era un hombre que sabia en todo momento lo que quería, se quedo avergonzado de esa hija... En casa se podía manejar, ya que las ordenes eran estrictas, de una sola alternativa, pero el exterior era otra cosa, tardó dos años en saber lo que quería estudiar y como dudaba. Se decanto por interpretación, pero tuvo que matricularse en ciencias exactas...



La Optimista

El primer libro que le regalo su abuelo fue Pollyana, el buen Sr. intuyó enseguida las peculiaridades de su nieta. Quizás la influencia del libro no fue, todo lo beneficiosa que cabía esperar. A partir de lo nueve años, jugaba al juego y hacía participar a los demás, con las reticencias de todos ellos
- Mira la parte buena de que Pedro te haya dejado ..... Bla,bla, bla

_ Gracias a que la casa se ha quemado........

- Si tu padre viviera.......



La enferma

Mis recuerdos de Teresa son precisos y con colorines ,siempre precedido de la preposición más: optimista ,chistosa,habladora,etc.Físicamente llenaba el espacio con sus curvas, su pelo y su piel .

Hace poco nos vimos, nos abrazamos y tal como hacemos las mujeres nos examinamos mutuamente, sabía de su enfermedad que en los últimos años, era un escudo contra el mundo, las conversaciones telefónicas se llenaban de detalles minuciosos: pruebas medicas, análisis ,dietas, etc. Los síntomas eran variados. Bajo peso ,Artritis,migrañas,alergias,dolores musculares, etc. Como suele suceder el hablar de la enfermedad era la única forma de comunicación posible.
- Te conté lo último: ¡que fuerte ¡.No van y pierden las pruebas de contraste, menos mal que puse una reclamación en Atención al Paciente.
- ¿ Has oído lo de María ?

"Teresa la Marquesa... Chipiti.. ". Ella se reía. Ahora aunque se lo cante, no me reconocerá, me autoingresaré en el Hospital y hablaremos...

La Puta

Nunca fue sumisa . Desde que recuerda decidió primero que sería geisha, labios de corazón, de color sangre, andaría con pasitos cortos, locuacidad verbal, sonrisa enigmática, admirarían sus habilidades y sabría como volver loco a un japonés o muchos japoneses. El guión iba cambiando. Leyó las mil y una noches decidió que los secretos más bellos estaban en las sábanas. Con los primeros novios adolescentes supo siempre que quería muchas cosas a cambio, sé trataba de que siempre se quedaran con ganas de regresar....