Es un lujo contar con un cuarto propio. Mi deseo es que sea un lugar de encuentro, que sirva para pararme ,descansar, reflexionar ,compartir lecturas, sueños, fantasías, escribir con más disciplina y aprender cosas nuevas.

viernes, 20 de abril de 2012

LA MARIPOSA DE COLORES Y LA ENFERMEDAD
Elvira era capaz de enamorarse de muy variados temas y los seguía en principio como si le fuera la vida en ello. Cuando estudio las enfermedades psicosomáticas fue una verdadera religión .Ya lo decía yo. Ya, lo intuía .Eso si se quedo un poco defraudada al observar que su profe, dotado de saber y de verborrea ,necesitaba dos valiums para subir al avión y un buen chute para encarar el día. Pudo volver a oír la voz de su padre :«enfermedades» -es decir, aquellos procesos que tienen una causa orgánica- de aquellos otros cuyo origen se sitúa en un proceso psicológico. Y en ese sentido su padre siempre decía tengo dos hijos médicos y esta, es decir Elvira (sonrisa de conmiseración) ha estudiado Sicología. Hizo practicas en un Hospital en la unidad de oncológica. y decide preguntar a sus pacientes si han tenido algún problema o ha sufrido alguna situación emocional importante poco tiempo antes de que aparecieran los primeros síntomas de su «enfermedad». La sorpresa que se llevó desde que empezó a hacerlo es que un noventa y muchos por ciento manifestaron haber sufrido algún tipo de problemática personal, biográfica ,accidental y sobre todo inesperada. Esa situación traumatizante y desgraciada se llevaba a solas y sobre todo no se compartía. Repasa las historias de enfermedad en sus más cercanos. Las había veniales y mortales. En estas últimas, se encontraba su tía soltera ,Teresa, que desarrolla un carcinoma en el lado izquierdo de su cuerpo el mismo año que se muere su novio de una forma accidental e inesperada, un novio del que no podía hablar con la familia porque no lo aceptaban y además para los demás no salían juntos. También estaba Jorge ,que perdió a su hijo por una negligencia médica y ese mismo año se quedó sordo .También la misma Elvira que tuvo una amigdalitis grave durante su ruptura amorosa ,eso si él síntoma lo único que estaba relatando es lo que ella no podía tragar)....Lo más curioso era la historia de una antepasada, que sobre los treinta y muchos años se volvió loca, eran los años cuarenta ,llenos de miseria y de creencias encorsetadas donde el bien, el mal, lo correcto o lo incorrecto ,formaban parte de las reglas implícitas que todos y cada uno debían observar. Carlota que así se llamaba, al perder el juicio empezó a hacer cosas excéntricas ,que se convirtieron en el centro de las tertulias del casino y en las conversaciones de las vecinas cuando tomaban la fresca y la luna y el bochorno permitían los comentarios más picarescos.:” Ayer la vieron después de terminar la novena, iba pintada y cubierta con una colcha roja ,paseaba por la cuesta arriba y abajo y cuando sentía que se acercaba algún hombre, abría la colcha como si fuera un telón y gritaba: la mariposa de colores. Iba como su madre la trajo al mundo. También había otra versión calcada de la anterior, dónde la pobre mujer también desnuda y con unos pantalones entre las piernas ,gritaba: el demonio con dos colas. A los pocos meses fue volviendo a su ser ,como si todo aquel penoso ridículo nunca hubiera ocurrido, el caso es que un día uno de sus hijos se puso la colcha y se paseaba por la habitación: La mariposa de colores....la mariposa de colores. Su tía abuela murió ese mismo mes...No se recupero del trauma emocional donde había tenido por testigos a medio pueblo. Elvira sabia que todas las historias ponen en marcha un mensaje y a partir de ahí, se forma como terapeuta familiar, realiza un curso con el Dr Hamer (Nueva Medicina Germánica) ,permanece un año en Senegal aprendiendo que: la ley genealógica y la relación con los antepasados definen en gran parte los lazos, los derechos ,los deberes y las identidades que estructuran al ser humano en su cultura y su biografía. La finalidad de la medicina no es contrarrestar lo negativo de la enfermedad sino liberar el alma. Se da cuenta que la herramienta más certera para sanar, es revivir la emoción, verbalizarla...; contemplarla ,verla y darle otra solución, etc . Siente que los kilómetros no son suficientes, que la historias familiares te persiguen y te devuelven al pasado, a repetir eternamente las mismas situaciones, hasta que puedas observarlas, revivirlas y decirles adiós..No son mías gracias....Y tus parientes desde algún lugar sonríen. Nota: Hamer- el resultado de la intensidad del conflicto biológico y de no haber compartido el shock que lo puso en marcha. Por tanto, la diferencia entre una amigdalitis y un cáncer de amígdalas depende de esos dos factores. «Toda enfermedad es un proceso bifásico si la persona afectada resuelve el conflicto biológico que la dio origen». .