Es un lujo contar con un cuarto propio. Mi deseo es que sea un lugar de encuentro, que sirva para pararme ,descansar, reflexionar ,compartir lecturas, sueños, fantasías, escribir con más disciplina y aprender cosas nuevas.

miércoles, 11 de mayo de 2011

UN DESENGAÑO



Eugenio Recuenco








coger/in fraganti pillar
当场捉住, 當場捉住 (chino)
catch red-handed (Inglés)

Una frase de Epicteto:
“las personas no se perturban por las cosas sino por la interpretación que de ellas hacen”.


Susana sube los escalones de dos en dos, quiere ir tan rápido que esperar el ascensor le parece una excentricidad. Llega al tercero y tiene que dejar la mochila en el suelo ,se arregla la melena y ríe. Se repite las frases de la clase de yoga: tus ojos sonríen, tú cara sonríe, tus órganos sexuales sonríen...¿Cómo sonreirá el útero?. Vaginas y penes tristes.
Timbrazo. Y entonces sale él, con cara de susto ,sorprendido, evasivo y poniendo el pie en la puerta ....Ella como a cámara lenta le entregó los bombones y baja en el ascensor, retuvo las lágrimas hasta la calle, tembló y respiro. Tembló y respiro....




Vive tu tristeza
pálpala, la rodeas y acaricias
Ponte un pañuelo negro
Reta al espejo
Decora tu cuerpo
Ponlo de luto
Rodéate de silencio
De ruido
No mires fotos
No recorras vuestros lugares
No te emborraches de ausencia
No vuelvas a lo que era
Y no es
Si la memoria renace
Se abre la herida

Se prohíbe estar triste ,quieren tratar esa desolación y no es por ti.;Es por ellos
Por prescripción facultativa: Alegría. y en dosis exactas para no morir de melancolía.
El que confiesa a todos que no ama, ama todavía...Ya lo decía Ovidio en sus remedios de amor.“Se extingue la llama con más seguridad poco a poco que pretendiendo ahogarla de súbito. Retírate con paso lento, y será cierta tu libertad.”.
Respira con algo mas de alivio..Inspirar-expirar. Toca y reconoce el presente. Se desnuda.





Una mujer desnuda y en lo oscuro
tiene una claridad que nos alumbra
de modo que si ocurre un desconsuelo
un apagón o una noche sin luna
es conveniente y hasta imprescindible
tener a mano una mujer desnuda.

Mario Benedetti









¨