Es un lujo contar con un cuarto propio. Mi deseo es que sea un lugar de encuentro, que sirva para pararme ,descansar, reflexionar ,compartir lecturas, sueños, fantasías, escribir con más disciplina y aprender cosas nuevas.

viernes, 4 de marzo de 2011

Pero:¿Dónde estamos cuando dormimos?






Mark Ryden


Intemperie...no lleva acento y encima sin él....es una palabra bonita y con un regusto triste. Respiro y controlo mi presente. Atada a lugares ,hábitos ,personas y cosas. Tuve otros decorados, otras respiraciones ,otros suspiros, pero ya no me acuerdo ,solo creo en lo que veo porque forma parte de mí .


Su cuerpo se funde con el mío
Y sé si sus riñones tienen frío.
Si su espalda grita
Si sus piernas tiemblan
Si habla alto
Si tiene ansiedad
Si esta contento
Si siente deseo
Si necesita caricias
Si, sólo es jugar
Si, anhela distancia
Si quiere otras manos



Pero:¿ Dónde estamos, cuándo estamos dormidos?


Siempre me preparas el desayuno y silbas. Mientras yo aún a esas horas ,no poseo el don de la palabra ,ves esa expresión ceñuda ,que nadie ve, fronteriza entre la vigilia y el sueño. Mi cuerpo desperezándose ,el cabello de punta, los ojos velados y obstinados ;.y los pensamientos sombríos.

Pero: ¿Dónde estamos cuando estamos dormidos?


Ayer M. estuvo hasta tarde tecleando, los dedos se le quedaron, parados y gordonzuelos. Su mano, expresaba sentimientos ,acariciaba, amasaba ,era intrépida y seductora. Su cuerpo se sentía bello.-Ok, cenita, el restaurante tiene que tener un mantel y allí entre o debajo, será nuestro primer acercamiento.-Llevaré los tacones rojos y también ligueros.
Se acostó sola con un viejo chándal gastado ,pero le prometió sedas y un cuerpo sinuosos y depilado.

Pero:¿Dónde estamos, cuándo estamos dormidos?


Su cocina era su templo, su habitación propia, los vasos pegajosos ,se convirtieron en copas, la mesa de madera en cristal, los gritos de alrededor en susurros al oído...Sus hijos adolescentes en bebes de otros.¿ Y su marido?. .No tenía marido?.Su novio con bufanda cocinaba espaguetis y brindaban con vino.

Pero:¿Dónde estamos, cuando estamos dormidos?

Doy media vuelta. Encajamos y respiramos al unísono e incluso nos movemos con gestos aprendidos. Se queda dormido y murmura palabras. Imagino su viaje, entreveo sus sueño, sé si se angustia, sí desea, si pelea o copula.
Paseo por París voy por una calle estrecha ,leo: Rue des Canettes, allí esta el restaurante donde Henry Miller fue un asiduo cliente. Sencillo y con polvo en el suelo. Allí esta él con una incipiente calva y cara de chino. Sigo andando, todo es en blanco y negro llegó a St Germain Des Pres ,suena una voz y me pongo muy contenta es Juliett Greco.



Pero:¿Dónde estamos, cuando estamos dormidos?




data:olderPageTitle